Home

La importancia de la automatización en la cadena de suministro de la industria farmacéutica

La eficacia del sistema de producción en las empresas farmacéuticas es un aspecto fundamental para garantizar una distribución rápida y puntual de los productos. Los medicamentos deben fabricarse con seguridad y, sobre todo, deben ser trazables, para garantizar el cumplimiento de las normas y tiempos rápidos de respuesta a los pedidos y encargos.

Los almacenes automáticos desarrollados por Cassioli son estratégicos para garantizar no solo una alta productividad a las empresas farmacéuticas gracias al correcto almacenamiento de las materias primas, sino también la completa trazabilidad de estas y de los propios medicamentos.

El uso de sistemas automatizados para la manipulación y el almacenamiento de mercancías delicadas como los productos farmacéuticos requiere, sin duda, de sistemas con un alto nivel de eficiencia y una gran atención al cumplimiento de las normas de calidad y seguridad.

El sector farmacéutico también exige un fuerte control de los materiales entrantes y salientes, que a veces requieren condiciones especiales, como bajas temperaturas. Por ejemplo, un almacén automático para el sector farmacéutico puede necesitar dispositivos específicos de control de la temperatura, ya que los productos deben mantenerse dentro de unos márgenes precisos para preservar su calidad y, por lo tanto, su eficacia en términos absolutos.

Además de los almacenes automatizados, en la industria farmacéutica es fundamental el uso de cobots, es decir, robots colaborativos con numerosas funciones que permiten acelerar considerablemente los procesos de producción en espacios reducidos. De hecho, los robots y los cobots pueden utilizarse no solo en la línea de producción, sino también para embalar mercancías, preparar pedidos y organizar envíos a los clientes finales.

El robot colaborativo realiza tareas repetitivas con poco valor añadido: suave en sus movimientos, manipula paquetes de medicamentos preparando los pedidos enviados por las farmacias; además, no necesita mucho espacio para maniobrar y puede operar con total seguridad en espacios reducidos. Por lo tanto, el robot garantiza una reducción de los costes del producto y la estandarización de la calidad del trabajo, así como una extrema facilidad de instalación.

Con la llegada de la COVID-19 y la situación de emergencia sanitaria, las empresas farmacéuticas sintieron de forma cada vez más imperiosa la necesidad de reaccionar a tiempo a la demanda de los hospitales y las farmacias: gracias a la automatización fue posible mantener una alta productividad incluso en entornos en los que la plantilla se había visto necesariamente reducida. De hecho, gracias a la automatización industrial, las plantas pudieron trabajar de forma autónoma las 24 horas del día, los 7 días a la semana, sin detenerse en ningún momento.

También en el ámbito de la automatización industrial, los sistemas de recogida permitieron ejecutar mejor el despacho de los pedidos en una situación de aumento de la demanda, duplicando a veces el trabajo realizado en el periodo anterior a la pandemia.

De este modo, las empresas farmacéuticas pudieron garantizar la continuidad del suministro de equipos de protección individual y de medicamentos de primera necesidad, sin perder de vista los objetivos de eficiencia y protección de la salud de los operadores.

Cassioli, empresa líder en el sector de la automatización, es desde hace muchos años proveedor oficial de las más importantes empresas farmacéuticas italianas e internacionales: ejemplo de ello son las numerosas colaboraciones con empresas del calibre de IBSA, Estar y Novartis.

Cassioli ofrece a sus clientes sistemas automáticos personalizados para todo tipo de necesidades, desde el almacenamiento de materias primas y medicamentos —tanto a temperatura ambiente como bajo cero— hasta sistemas automáticos de manipulación y enclavamiento para líneas de producción, pasando por el envasado y la preparación de pedidos, suministrando maquinaria de vanguardia capaz de garantizar la rapidez, la precisión y la seguridad en todas las fases del proceso de producción.

AENA, el organismo responsable de los aeropuertos y la navegación aérea españoles, después de los aeropuertos de Madrid, Santiago y Sevilla, vuelve a elegir a Cassioli como socio para las operaciones de control de equipaje de mano a través del innovador Fast2Check Cassioli que, además de garantizar altos estándares de seguridad, será capaz de optimizar el espacio y agilizar el flujo de pasajeros, mejorando significativamente tanto la experiencia de viaje como la usabilidad y ergonomía de los inspectores.

Los sistemas Cassioli para la gestión automática de bandejas en puertas de seguridad y su devolución (ATRS) formarán parte del plan de renovación de la Terminal 2 del Aeropuerto de Barcelona y se instalarán en la nueva zona dedicada a salidas. En total, se instalarán 25 nuevas líneas Fast2Check con longitudes de hasta 24 metros. El total de 25 líneas se dividirá en 18 Fast2Check Advanced y 7 Fast2Check Easy y ya estarán todas preparadas para la instalación de la nueva generación de máquinas de rayos X tomográficos de categoría C3.

La instalación del nuevo Fast2Check garantizará importantes ventajas desde el punto de vista de la seguridad gracias a la innovadora línea de clasificación de equipaje sospechoso, que permitirá la selección de equipaje rechazado, es decir, no conforme a las normas de seguridad, de forma rápida y completamente automática, y el transporte automático del mismo en un tramo de la línea destinado a controles más detallados o para la conciliación con el pasajero.

El innovador diseño de las líneas utiliza materiales altamente tecnológicos que, gracias a la capacidad de fotocatálisis, le confieren propiedades antibacterianas e incluso antivirales, lo que le permite obtener certificaciones de higiene (las pruebas realizadas también han confirmado la capacidad de eliminar coronavirus como el covid 19).

Cassioli, desde siempre socio oficial permanente del programa Rolling On Interroll (ROI), programa internacional del Grupo Interroll encaminado a crear una red de competencias globales de socios especialistas en la manipulación de materiales y en la automatización de los procesos, ha recibido por parte de Interroll la calificación de Approved Accelerator lo cual reafirma aún más las relaciones comerciales plurianuales entre las dos empresas y garantiza el uso de la marca de calidad ROI por parte de Cassioli.

El programa Rolling On Interroll se basa en la creencia fundamental de que, en este mundo frenético y en continua evolución, nadie puede hacerlo todo por sí solo. Se supone pues que aunar fuerzas con socios fiables e invertir en auténticas colaboraciones a largo plazo proporcionará sin duda resultados mejores para todas las partes interesadas.

Cassioli está encantada de formar parte de este programa y de haber recibido esta calificación como reconocimiento de nuestra experiencia y competencia con los productos Interroll.

Para más información sobre la calificación de Approved Accelerator de Cassioli y sobre el programa ROI, visite el siguiente enlace:

https://www.rollingoninterroll.com/en/global-partner-network/explore/europe/italy/cassioli-srl.html

Ajinomoto es una empresa multinacional japonesa fundada en 1909 en Tokio que produce condimentos, aceites de cocina, productos alimenticios y farmacéuticos.

CoN el fin de optimizar la producción de los condimentos SAZÓN®, marca líder en ventas de la categoría, Ajinomoto recurrió a Cassioli para el diseño y puesta en marcha de un sistema automático dedicado a la paletización de las cajas de productos provenientes de 9 líneas diferentes de producción, con la necesidad de paletizar cada una de estas 9 líneas por separado en sus respectivos palets.

Las instalaciones en las que se realizaron las obras de la nueva planta automatizada fue la de Limeira, una de las cuatro plantas industriales de la empresa, ubicada en el estado de Sao Paulo en Brasil. Los reducidos espacios y la necesidad de una solución que conviva con el operador humano llevaron a Cassioli a desarrollar un sistema basado en robots colaborativos capaces de automatizar y agilizar los procesos más repetitivos.

A través de este modo fue posible aumentar el área de trabajo del robot manteniendo los requisitos de seguridad necesarios para la convivencia hombre-máquina.

El sistema ha sido estudiado en detalle desde un punto de vista mecánico y sobre todo software, poniendo en práctica las teorías de la industria 4.0 y la interacción hombre-máquina (Human-Machine Interaction, HMI).

Mediante la intervención de Cassioli, Ajinomoto logró un aumento de la productividad del 70% en su fábrica aprovechando al máximo el espacio disponible y una disminución significativa del riesgo de accidentes operacionales.

 

 

 

Cassioli ha instalado un nuevo sistema automático para el almacenamiento de productos acabados colocados en palets

Cassioli ha realizado un nuevo almacén automático para SACI, uno de los principales actores del sector de los detergentes para uso doméstico y profesional que opera a nivel internacional. Desde 1925, la empresa de Umbría cuenta con un sistema de producción integrado que abarca desde la recogida y el refinado de las grasas hasta los procesos químicos de saponificación y la venta. Hoy es el proveedor de algunos gigantes de la distribución organizada y cuenta con exportaciones equivalentes al 30% de sus ingresos a los principales países europeos.

SACI ha elegido a Cassioli para la realización de un almacén automático para el almacenamiento de productos acabados colocados sobre palets. El cliente necesitaba un sistema integrado que permitiera la organización previa de los palets destinados al envío en la zona de salida.

Por lo tanto, el almacén debía dividirse en 3 partes independientes, cada una de las cuales operada por un transelevador, para tener mayor flexibilidad y garantizar un funcionamiento continuo incluso en caso de paradas.

También se pidió a Cassioli que reorganizara el almacén a ras de suelo existente y lo integrara con el nuevo almacén automático.

Cassioli, teniendo en cuenta las necesidades del cliente, ha diseñado un sistema de almacenaje automático compuesto por 3 transelevadores ICRANE con pallet shuttle ISAT para el almacenaje multiprofundidad. Gracias a esta conformación, las 3 áreas del almacén automático son independientes y funcionan de tal manera que garantizan el funcionamiento continuo del sistema en caso de averías o de necesidad de mantenimiento.

Junto con el sistema de almacenamiento, Cassioli ha diseñado y suministrado líneas de manipulación compuestas por transportadores automáticos tanto de rodillos como de cadenas para la entrada y salida de mercancías del almacén.

La solución de Cassioli incluye, entre otras cosas, un doble sistema de control de entrada capaz de verificar el tipo de palet y leer el código de barras. Este sistema también es capaz de detectar los palets Düsseldorf acoplados y encargarse de colocar debajo de ellos los palets de servicio Europallet cuando entran en el almacén.

También se ha satisfecho la solicitud de conectar el nuevo almacén automático con el almacén a ras de suelo existente, dotado de una capacidad de unas 6.000 plazas de palets. Todo ello se ha conseguido integrando el software de gestión WMS de Cassioli con el utilizado por el cliente.

La solución implementada por Cassioli ha permitido a SACI aumentar la capacidad de almacenamiento, aprovechando al máximo la superficie disponible, y disponer de dos tipos de almacenes conectados mediante el software.

 

Cabe mencionar también que el nuevo sistema automático ha permitido acelerar el proceso de producción y reducir considerablemente el riesgo de accidentes operativos gracias a la utilización de maquinaria que trabaja con total autonomía.

 

 

 

 

En una era histórica en la que el comercio electrónico se está apoderando de las ventas minoristas directas y en la que la demanda es cada vez más «just in time», la gestión de inventarios y saber cómo responder rápidamente a las necesidades de los clientes son estratégicos para determinar el éxito o el fracaso de una empresa. Disponer de un almacén de alta eficiencia tecnológica capaz de gestionar no solo los flujos de entrada y salida de mercancías, sino también y sobre todo stocks, se convierte en el plus indispensable para ser competitivos en el mercado actual.

Los almacenes automáticos de Cassioli permiten conciliar precisión y rapidez de operaciones en un solo sistema: gracias a la fructífera integración de transelevadores, almacenes que se desarrollan verticalmente, lo que le permite aprovechar al máximo la gestión del espacio, es posible no solo reducir los errores y el riesgo de daño físico de la mercancía, sino también reducir significativamente el tiempo requerido para almacenar y preparar los pedidos.

Cassioli ofrece a sus clientes diferentes tipos de almacenes de doble y multi-profundidad, almacenes miniload para cargas ligeras, almacenes con transelevador para pallets y europalés, almacenes de neumáticos y neumáticos verdes y almacenes especiales para cargas voluminosas como paneles de madera en el sector del mueble. Frente a los almacenes clásicos en los que la intervención manual y la gestión por parte del hombre es fundamental, los almacenes automáticos alcanzan mayores niveles de fiabilidad gracias a la completa trazabilidad de los productos y al control total de cada fase del flujo físico e informatizado que caracteriza a ambos Logística interna y externa.

También es importante destacar que el software de Cassioli completa el sistema y permite una gestión avanzada del almacén: el almacén automático, de hecho, está integrado con todas las demás funciones de la empresa, como los sistemas de picking automático, la creación de un inventario en tiempo real y un control de inventario continuo. Además, como se ha mencionado anteriormente, los almacenes de doble profundidad o incluso de múltiples profundidades, gracias al trabajo realizado por satélite y translo-elevador, permiten un uso intensivo de superficies y volúmenes, permitiendo el almacenamiento de grandes cantidades de mercancías incluso en espacios con dimensiones relativamente contenidas.

Otro elemento a tener en cuenta es sin duda el ahorro en cuanto a recursos, tanto desde el punto de vista económico como de recursos humanos. Cuando hablamos de almacenes automáticos, de hecho, también nos referimos a todos aquellos entornos de trabajo que, gracias a las máquinas que realizan el trabajo de forma automática y muchas veces de forma remota, no necesitan ni iluminación ni calefacción.

Esto, más aún, ocurre en entornos particulares, como en el sector de la Alimentación y Farmacia donde a menudo es necesario utilizar almacenes frigoríficos que mantengan la temperatura en su interior invariable y constante.

Además de una mayor seguridad para los productos, la automatización de las operaciones de entrada y salida representa una mayor seguridad para los propios trabajadores, quienes se encontrarían trabajando en condiciones prohibitivas y potencialmente peligrosas para su salud.

Además, la productividad y precisión de las operaciones internas del almacén aumentan significativamente, ya que las máquinas pueden operar en turnos largos, incluso durante las vacaciones y sin interrupciones nocturnas: se eliminan los llamados «tiempos muertos» y las operaciones de almacén y la preparación de pedidos es significativamente más corta.

Por tanto, podemos decir que invertir en un almacén automático aporta numerosos beneficios a las empresas modernas, entre ellos:

  • Máximo aprovechamiento de las superficies disponibles
  • Mayor eficiencia organizativa y productiva
  • Reducción significativa de los costes operativos de la empresa
  • Reducción de personal y uso de este último en operaciones más calificadas
  • Mayor control sobre los flujos entrantes / salientes de mercancías y seguimiento de inventario
  • Reducción de errores
  • Mayor flexibilidad
  • Inventario en tiempo real
  • Funcionamiento 24 horas al día, 7 días a la semana, incluso en entornos hostiles (por ejemplo, almacenes refrigerados)

 

 

¡El Grupo Cassioli desea a todos una Feliz Navidad!
¡Que os traiga alegría, felicidad y satisfacción!

Merry Christmas

 

Se ha instalado un innovador sistema automático para el manejo y almacenamiento de materias primas en la planta de producción de Empoli.

Ha sido Cassioli quien se ha encargado de la automatización del nuevo almacén automático en Sammontana, una de las empresas alimentarias italianas más importantes y especializada en la producción de helados y croissants congelados. La empresa italiana, fundada en Empoli en 1946, donde todavía tiene su sede, posee el 20% del mercado italiano de helados industriales y aproximadamente el 40% del mercado de croissants congelados.

Para su planta principal, Sammontana recurrió a Cassioli para la instalación de un almacén automático de materias primas dentro de una nueva área de construcción en forma de romboide. El verdadero desafío para nuestra empresa fue diseñar un almacén automático capaz de aprovechar al máximo el espacio disponible, dificultado por la particularidad de la superficie disponible.

Gracias al know-how adquirido y la inversión en la investigación de tecnologías cada vez más avanzadas, sostenibles y modulares, Cassioli se ha convertido a lo largo de los años en una de las empresas líderes en automatización industrial para el sector de Alimentos y Bebidas, con soluciones personalizadas para el almacenamiento y la manipulación de productos y productos semiacabados en la industria alimentaria, capaces de adaptarse perfectamente a cualquier tipo de entorno.

Tras un cuidadoso análisis de las necesidades de Sammontana, Cassioli diseñó un sistema de almacenaje compuesto por 4 transelevadores de doble profundidad y por un transelevador especial ICRANE con palet shuttle ISAT, que permitió aprovechar al máximo el espacio disponible gracias al almacenamiento de palets en multi-profundidad.

sammontana-automated-warehouse-cassioli

Además del almacén automático, Cassioli ha desarrollado un eficiente sistema de manipulación compuesto por transportadores automáticos, lanzaderas RGV (“Rail Guided Vehicles”) y elevadores especiales que han permitido trasladar los palets entre diferentes niveles del almacén. Los RGV, que se mueven dentro de un circuito cerrado, se utilizan con una doble función: por un lado permiten alimentar el almacén, en la entrada, y por otro lado, recoger el palet de este último, en la salida.

Cassioli, no solo ha suministrado a Sammontana sistemas de automatización y almacenamiento, sino además ha dotado al almacén automático de un innovador sistema contra incendios con cisterna propia y reserva de agua que lo alimenta: en concreto, un sistema de rociadores con red de hidrantes interna y externa, estación de bombeo y sistemas de detección de humos, de acuerdo con la normativa vigente.

La asociación con Cassioli ha permitido, por tanto, a Sammontana aumentar la capacidad de almacenamiento en un 100%, gracias a la plena explotación de la nueva área disponible, así como acelerar el proceso de producción y reducir significativamente el riesgo de accidentes operativos gracias al uso de sistemas automatizados que funcionan con total autonomía; también es importante enfatizar que todos los sistemas instalados cumplen completamente los requisitos de «Industria 4.0» (control total mediante Autómatas PLC; interconexión a los sistemas informáticos de la fábrica; integración con el sistema logístico de la fábrica; interfaz hombre-máquina simple e intuitiva; cumplimiento de los últimos estándares en términos de seguridad, mantenimiento, servicio y control remoto).

 

Un espacio moderno con mobiliario y sistema de gestión completamente renovados

Cassioli, que siempre ha velado por la protección del medio ambiente y el bienestar de sus empleados, se prepara para inaugurar el nuevo comedor empresarial ubicado en el nuevo establecimiento de producción que se inició y terminó en menos de un año, a pesar de la interrupción de las obras debido a la Covid-19.

El nuevo comedor será un ambiente completamente renovado, tanto desde el punto de vista del mobiliario como de la filosofía empresarial cada vez más orientada a la reducción de los residuos y, en particular, del plástico desechable. El compromiso de Cassioli con la protección del medio ambiente ya había comenzado hace unos años con la recogida selectiva de papel, plástico y cartón tanto en el interior de las oficinas como en la producción; además, en los últimos meses, el plástico se ha ido eliminando gradualmente de las máquinas expendedoras de café y bebidas calientes y se ha sustituido por vasos de papel compostable y palitos biodegradables.

Basta ya con las tazas de plástico para el café, pero non nos limitamos a eso.

El mayor cambio en el nuevo comedor será la eliminación completa de vajillas de plástico desechable, que se reemplazarán por platos de cerámica y cubiertos de acero. Las botellas de plástico, en cambio, serán reemplazadas por botellas de acero inoxidable reutilizables, donadas por la empresa a cada empleado. Las botellas reutilizables se podrán rellenar de agua en los surtidores ubicados en varias partes de la empresa y reducir así drásticamente los residuos.

Con la remodelación de los locales se ha querido combinar imagen, ecología y confort, centrándose en ofrecer una pausa para el almuerzo en un ambiente agradable, bello y moderno.

Con el nuevo comedor también cambiará la forma de reservar las comidas, que será totalmente digital gracias a un software especial diseñado internamente por nuestros desarrolladores: la tarjeta de identificación del empleado permitirá el acceso y la salida de los locales.

Los espacios del comedor, completamente nuevos y mejorados tanto desde el punto de vista estético como funcional, han sido diseñados siguiendo las directrices sanitarias para la prevención del contagio de la Covid-19: los asientos de las mesas estarán separados más de un metro y se instalarán láminas de plexiglás para dividir las personas entre sí; una gran innovación serán las mesas con superficie de Krion, un material de última generación que puede higienizarse fácilmente con toallitas higiénicas desechables una vez terminado de comer.

Los turnos de comedor se ampliarán para evitar el hacinamiento y facilitar el mantenimiento de una distancia segura.

Para promover el ahorro de energía y aumentar la cuota de electricidad procedente de fuentes renovables, se han instalado paneles fotovoltaicos en el tejado de la nueva nave industrial, con un sistema de última generación que producirá energía limpia con bajo impacto ambiental.

«Nuestra empresa ha invertido con gran entusiasmo en el proyecto del nuevo comedor, un espacio renovado para los empleados, pero también el inicio de un proyecto de sostenibilidad que tiene como objetivo la reducción de los plásticos, que actualmente es un gran problema para el ecosistema mundial» _ ha declarado el Administrador Delegado Carlo Cassioli. «Es un pequeño gesto que esperamos sea también un ejemplo para difundir la cultura del respeto por el medio ambiente que nos rodea, un recurso precioso para todos nosotros y para las generaciones venideras».

Una vez más, Cassioli ha confirmado así los altos estándares de calidad, seguridad e innovación que ofrece a sus empleados, brindando un entorno de vanguardia, asistido por un sistema de reserva digital que garantiza la flexibilidad y la optimización del tiempo.

La decisión de eliminar las vajillas y los contenedores de plástico ha sido una iniciativa importante, capaz de mirar hacia el futuro y de anticiparse también a la Directiva europea que prevé la abolición del uso de plástico desechable para 2021.

El nuevo aparato de rayos X Smiths Detection garantizará una mayor seguridad y la agilización de los procedimientos de facturación

Cassioli ha completado recientemente la instalación de una nueva línea de Fast2Check ATRS para el control de pasajeros en el Aeropuerto Internacional de Roma Fiumicino.

Un gran paso adelante para nuestra empresa y para los procedimientos de control, gracias a la integración con la innovadora máquina de rayos X producida por Smiths Detection. La peculiaridad de este sistema de vanguardia radica en la tecnología de escaneo tridimensional de este aparato de rayos X, certificado de acuerdo con la normativa «C3» que, en comparación con los sistemas tradicionales, permitirá a los pasajeros realizar los procedimientos habituales de control sin tener que sacar nada de su equipaje de mano.

Pero veamos más de cerca la peculiaridad de este nuevo aparato de rayos X.

Durante los procedimientos de control, el personal de los aeropuertos suele pedir a los pasajeros que saquen de sus maletas y bolsos los objetos tales como teléfonos móviles, tabletas, ordenadores, líquidos y cualquier cosa que consideren «inadecuada» para ser identificada y controlada automáticamente por las máquinas de rayos X tradicionales.

El nuevo aparato de rayos X Smiths Detection, gracias a la tecnología tomográfica, es capaz de inspeccionar este tipo de objetos incluso dentro del equipaje de mano. El resultado es una sustancial agilización de los procedimientos de control, gracias a la agilización de los procedimientos para los pasajeros, debido al considerable ahorro de tiempo que puede lograrse evitando tener que sacar los objetos y luego volver a colocarlos dentro de las bolsas tras el control.

Todo esto, con un aumento sustancial de la seguridad, gracias a la cada vez más eficaz capacidad de detección de las amenazas de estos nuevos aparatos.

 

 

2020 © Cassioli Srl – Località Guardavalle 63, Torrita di Siena (Siena) 53049 ITALY – Tel. +39 0577 684511 – Fax +39 0577 686084 Cap. Soc. € 2.800.000,00 i.v. C.F., P. IVA e Iscr. Registro Imprese n. 00053160529 – P. IVA Int.le IT 00053160529